¿Ejercicio en el Embarazo? ¿Se puede?

¿Embarazo y Ejercicio pueden ir de la mano? ¿Es seguro realizarlo durante tu etapa de embarazada? Sigue leyendo

Visto desde otro punto de vista, más bien, desde el nuestro como futurasmamas que somos. De repente, parece que el habernos quedado embarazadas es un síntoma de estar enfermas… todo el exterior nos presiona con: no puedes hacer esto, no puedes hacer esto otro, ¿ejercicio? ¿Estás loca?… Déjame decirte que es normal que te sientas perdida e incomprendida… por eso hoy queremos ayudarte y clarificarte todo esto y ver cuanto hay de verdad…

Plancha lateral isometrica fortalecimiento de la faja abdominal

Quedarse embarazada es el primer síntoma de estar saludable, quiere decir que tu cuerpo funciona correctamente. Eso sí, estos 9 meses  se convierten en un momento de tu vida en el que vas a sufrir multitud de cambios corporales, fisiológicos y psicológicos en cada uno de los trimestres. 

Tu cuerpo cambia constantemente, como le decimos a las futurasmamas que entrenan con nosotros, cada día os levantáis en un cuerpo nuevo (entenderás más esta frase cuanto más avanzada estes en tu etapa). Cuando el cuerpo sufre cambios, este se resiente y es donde y cuando aparecen los dolores de espalda, los cambios de humor constantes, la fatiga, las nauseas, la diabetes gestacional, y un largo etc. Y te preguntarás ¿puedo hacer algo para paliar los efectos de todo esto o tengo que sentarme y cruzar los dedos esperando que sean lo más llevaderos posibles?

Y es aquí donde entra el poder del EJERCICIO FÍSICO. Ya son numerosos los estudios que demuestran los beneficios que tiene entrenar durante el embarazo para paliar los efectos de todos los cambios que se sufren. Eso si, lo más importante es adaptar el entrenamiento a la etapa actual de embarazo y a la condición física de la futuramama, es ahí cuando los efectos del entrenamiento serán más beneficiosos, en los que podemos destacar:

  • Reducir los dolores musculares de espalda y rodillas
  • Ayudar a los procesos de digestión reduciendo los hinchazones
  • Ayuda a conciliar mejor el sueño
  • Mejora el ánimo y los niveles de energía
  • Reduce los hinchazones paliando los efectos de las retenciones de líquidos
  • Reducción de la aparición de la diabetes gestacional
  • Menos probabilidades de una cesárea, cabe destacar su importancia a la hora del parto
  • Menor riesgo de desórdenes hipertensivos, Preeclampsia

Y por si aun sigues teniendo dudas sobre si realmente deberías entrenar durante tu etapa de embarazada, déjame decirte que no solo te beneficias tu (como has podido ver arriba) sino que tu bebé que está en el útero también se beneficia de tu actividad. 

Los últimos estudios demuestran que el bebé recibe los beneficios del ejercicio de la mama ya que las hormonas segregadas tras la práctica de deporte traspasarían la placenta. Esto lo que produce es un mejor desarrollo cerebral y cognitivo del bebé, y si se combina y se adapta un correcto entrenamiento también se estará fortaleciendo el corazón del bebé.

Ahora que estas decidida y has comprobado que lo único que te puede aportar el ejercicio físico son beneficios (si esta adaptado y personalizado a tu etapa y condición) , seguramente estas pensando ¿Qué tipo de ejercicio es el que recomiendas para prepararnos de la mejor manera?

¿Yoga? ¿Pilates para embarazadas? ¿Caminar? ¿Natación? Si te recomendaron moverte y activarte en tu embarazo, seguramente fuese con alguna de estas actividades. Pero, piensa una cosa…

El parto es el mayor esfuerzo al que vas a someter a tu cuerpo, por muchos hiits, por muchos entrenamientos de fuerza, por mucho CrossFit, por mucho… que practicaras anteriormente al embarazo. ¿Crees que con practicar solo ese tipo de actividades durante 9 meses vas a llegar en las mejores condiciones al parto? ¿Crees que así vas a aumentar las probabilidades de parto natural?

Todas las actividades anteriormente dichas, claro que te van a producir beneficios si las practicas durante tu embarazo, pero no te van a preparar de la mejor manera. Los últimos estudios demuestran que de donde se obtienen los mayores beneficios durante el embarazo es de la combinación del entrenamiento cardiovascular y del entrenamiento de fuerza, con el objetivo de preparar la musculatura para el parto (al igual que el corredor de 100m tiene un objetivo con su entrenamiento, el corredor de maratón tiene otro objetivo muy diferente, tu como futuramama igual y por eso tienes que adaptar tu entrenamiento).

  • Entrenamiento cardiovascular: lo puedes hacer andando (no tiene casi impacto), con diferentes cambios de ritmo, subiendo y bajando cuestas o a ritmo constante. Para mejorar este apartado tienes multitud de variantes, no tienes porque ir siempre al mismo ritmo sin llegar a esforzarte…
  • Entrenamiento de fuerza: piensa en el parto… se trata de un esfuerzo isométrico (hacer la máxima fuerza en la misma posición), por lo tanto hay que preparar la musculatura con entrenamientos de fuerza isométrica. Además no haces solo un empuje y el bebe ya nace, a lo mejor te pasas 2 o 3 horas (como me paso a mi) empujando, por lo tanto hay que preparar la musculatura para ello, y es aquí donde entran los entrenamientos de fuerza resistencia

Aunque, desde nuestra experiencia, creemos que trabajando solo estos dos aspectos tampoco estarías preparando tu cuerpo de la mejor manera para llevar un embarazo saludable y preparándolo para el parto. Por eso nosotros también localizamos el trabajo con nuestras futurasmamas en estos 2 aspectos a mayores:

  • Control respiratorio: durante el embarazo te va a ayudar a distender toda esa musculatura abdominal, que tanto se agarrota durante los 9 meses. Además, estarás mejorando la capacidad y eficiencia respiratoria lo que va a ser clave a la hora de empujar en tu parto
  • Control postural: una buena postura es básica si no quieres tener dolores de espalda o rodillas, así como para que la musculatura funcione correctamente (si no tienes una buena postura, tu suelo pélvico no funcionará correctamente, por mucho que te mates a hacer ejercicios de Kegel). Aquí nos basamos en mejorar tu postura (focalizando el trabajo en cintura escpular y en glúteos) y también en mejorar la movilidad de cadera (estudios recientes demuestran que las mamás que llegaron con una mejor movilidad de cadera al parto, hubo un mayor número de partos naturales)

Ahora si, es de la combinación de estes 4 puntos, donde se prepara tu cuerpo de forma global para llegar en las mejores condiciones al parto. Eso si, la clave reside en saber el punto en el que estas actualmente, para adaptar tu entrenamiento 100% a tu etapa y condición actual y conseguir mejoras reales, mejoras que realmente te sientas con ganas, fuerza y confianza de afrontar ese duro momento del parto 🙂

Si te interesa todo esto, si no quieres dejar en manos del azar el parto natural y te gustó esto que te hemos escrito aquí te dejamos este número de teléfono (+34 699 49 76 38) al que puedes escribir y te ayudaremos a resolver todas tus dudas y como puedes hacer para prepararte de la mejor forma 🙂

Deja un comentario